jueves, 26 de junio de 2014

música y discapacidad

En tiempos como los que corren en que está costando tanto encontrar apoyos para financiar el proyecto, vuelve a ser básica la aportación de los voluntarios. El curso pasado tuvimos la suerte de poder contar con la participación de Maria, Gerard y Carlos, todos ellos de Barcelona, que hicieron un trabajo extraordinario en varias escuelas. Cabe destacar el trabajo hecho en la Escuela Especial San Vicente de Paul.

Desde Ritmo en los barrios ya hace muchos años que defendemos la importancia de la música en la educación de los niños que padecen alguna discapacidad. Desgraciadamente, éstos forman un colectivo que todavía no recibe un trato del todo normalizado en Nicaragua (vean informaciones del año 2007, 2009 y 2010) y es por este motivo que siempre hemos tratado de brindarles nuestro apoyo.  

La música es un lenguaje universal que no entiende de diferencias, y entendemos que es una herramienta extraordinaria para promover el aprendizaje, la movilidad, la comunicación, la interacción y, en definitiva, el desarrollo integral de las personas. A través de distintas actividades musicales podemos estimular funciones cognitivas varias, mejorar las capacidades físicas, expresar emociones y desarrollar habilidades sociales. En definitiva, creemos que la música aporta felicidad a los niños, sea cual sea su condición, además de mejorarles la calidad de vida.

Vean varias imágenes de las clases de música en la Escuela Especial San Vicente de Paul.

video
En el vídeo aparece cantando el grupo de niños invidentes.

No hay comentarios.: